Haddad lleva la disputa política a la religión: se reunió con los obispos

El candidato del PT se acercó a la Iglesia católica al reunirse con la Conferencia Episcopal, una movida considerada "estratégica'' por su renovado equipo de campaña. Bolsonaro criticó a los medios de comunicación y prometió ampliar el asistencialismo­.

Consciente que debe achicar la importante ventaja que le lleva su adversario con vistas al balotaje presidencial del 28 de octubre en Brasil, el candidato petista Fernando Haddad no solo ``suavizó'' sus spots proselitistas -luce muy en segundo plano la imagen del encarcelado ex Jefe de Estado Lula y hasta el color rojo característico de la agrupación fue reemplazado por el verde y amarillo de la bandera nacional-, sino que también se acercó a la Iglesia católica al reunirse con la Conferencia Episcopal, una movida considerada "estratégica'' por su renovado equipo de campaña dado que detrás de la contienda puramente política se esconde además una disputa religiosa por los votos, pues detrás del líder derechista Jair Bolsonaro se han encolumnado las influyentes iglesias evangelistas y pentecostales.­

Tras recibir al postulante izquierdista, los obispos emitieron un comunicado donde llamaron al fortalecimiento de la democracia y reiteraron dos de sus principales demandas al próximo mandatario: "El combate a la cultura de la violencia y la no legalización del aborto''.­

"Haddad no vino a pedirnos nada porque no tenemos ni partido ni candidato'', se apuró a aclarar la curia.­

Al salir del encuentro, el político subrayó que su programa de gobierno contempla la agenda que propone el papa Francisco, que apunta a "robustecer las instituciones, proteger el medioambiente y priorizar la cuestión social''.­

Antes de abordar el vehículo en que se movilizaba, simpatizantes de su contrincante corearon consignas en su contra, por lo cual el dirigente insistió en que en la segunda vuelta "deben discutirse proyectos y no mensajes de odio''. Aunque en ningún momento citó a su rival por el nombre, dijo que ``para algunos el mundo es la guerra''. ­

Asimismo, se mostró confiado en la victoria -"me faltan 8 puntos para llegar al 50%''-, optimismo que basó en el siguiente dato: "Hace exactamente un mes, cuando fui proclamado candidato, tenía un 4% y hoy ya tengo el 42%''. ­

"Restan dos semanas de trabajo'', siguió esperanzándose. El faltazo de Bolsonaro a los debates televisivos le frustró una chance de acortar distancia. Por eso, juzgó "contradictorio'' que una persona "no pueda debatir por consejo médico pero acabe dando entrevistas como él hace casi a diario desde su domicilio''.­

MAS POPULISTA­

Pese a que la consultora Datafolha publicó su primer sondeo luego de los comicios del domingo donde le otorga al líder del Partido Social Liberal 16 puntos de ventaja -es la mayor distancia en el inicio de la campaña hacia el balotaje desde 2002-, el ex capitán del Ejército instó a sus seguidores a "seguir trabajando'' y, paralelamente, se lanzó a la conquista de los principales bastiones electorales del PT, en la región nordeste, la más pobre del gigante sudamericano.­

Para seducir a ese sector, prometió mantener e incrementar el programa social Bolsa Familia que fue implementado durante la gestión de Lula. Dicha ampliación se financiará con lo que "se ahorre del fraude que ocurre actualmente cuando es entregada a personas que no la necesitan''.­

Posteriormente, le apuntó a un "enemigo'' que asoma: "Tengan mucho cuidado con los medios de comunicación porque una parte de ellos quieren desgastarme''.­

Los protagonistas de la segunda vuelta exhibieron este jueves una coincidencia: exhortaron a poner fin a la violencia política.­

TEMER, NEUTRAL­

El MDB que encabeza el presidente Michel Temer acordó mantenerse "neutral'' el último domingo de octubre. Su candidato al Palacio del Planalto, Henrique Meirelles, apenas cosechó el 1,2% de los sufragios.­

TRINAN LAS ONG­

Diversas ONG y movimientos sociales difundieron ayer un manifiesto contra Bolsonaro, quien "pondrá punto final a todos los activismos del país, una amenaza inaceptable a nuestra libertad de acción''.