Erdogan logró la reelección presidencial en Turquía

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, triunfó en las elecciones presidenciales celebradas el domingo en ese país, lo que le aportará nuevos poderes gracias a la implementación del nuevo sistema presidencialista.

"Los resultados indican que el señor Recep Tayyip Erdogan consiguió la mayoría absoluta de los sufragios válidos", informó el jefe del Consejo Supremo Electoral, Sadi Güven.

Erdogan destacó que Turquía "ha pasado otra prueba de democracia, dándole un ejemplo al mundo entero".

"Nuestra democracia ha ganado, el deseo del pueblo ha ganado, Turquía ha ganado", sentenció y agradeció a todos los que ejercieron su derecho al voto, "sin importar su inscripción partidaria".

"Turquía ha tomado su decisión en favor de proteger su democracia, sus derechos y sus libertades, de mantener las reformas. Turquía ha tomado su decisión a favor del crecimiento, el desarrollo y las inversiones", añadió. Erdogan ya se había atribuido la victoria horas antes de que se difundiera el resultado oficial. "El pueblo le encargó a mi persona la presidencia y el Gobierno (...) El mensaje está claro", había dicho

Unos 60 millones de turcos estaban convocados a votar en comicios trascendentales para el futuro del país, ya que, con ellos, se pone en marcha un nuevo sistema impulsado por Erdogan, que le confiere más poder al permitirle ser jefe del Estado y de gobierno a la vez.

Erdogan celebró la "transición" a una república presidencialista que se concreta en su país con estas elecciones, adelantadas uno año y medio por el mandatario.

Unos de los desafíos que se le presentan a Ergodan es repensar la política migratoria, luego de que el nuevo gobierno de Italia bloqueara la entrega de 3.000 millones de euros a Turquía para que atienda a los refugiados sirios que alberga en su territorio.

El desembolso de esa cantidad es una de las condiciones del polémico acuerdo que suscribió la UE con Turquía en 2016 para contener la llegada masiva de demandantes de asilo. Italia defiende destinar ese dinero a Libia, punto de partida de casi todos los migrantes que recalan en sus costas.

Los socios europeos llevan más de tres meses intentando pactar el instrumento que consideran más eficaz para mantener a salvo el pacto migratorio con Turquía